Artesanía de la anchoa

A Callol Serrats hemos sabido evolucionar, conservando en la anchoa su fragancia y sabor, manteniéndose fieles a nuestro objetivo de ofrecer al mercado un producto natural y de alta calidad.

Lo que caracteriza nuestra empresa es el proceso de elaboración de anchoa, ya que, la totalidad de las operaciones se realizan a mano, sin ninguna intervención mecanizada.

La pesca de la anchoa comienza en el mes de abril y termina en septiembre. A Callol Serrats seleccionamos la anchoa en fresco de la máxima calidad. La primera parte del proceso es el esganyat, que consiste en sacar la cabeza y la tripa de la anchoa.

A continuación las ponemos en barriles de unos 300 kg. de forma concéntrica y colocando en capas, alternativamente con sal marina, hasta llenar el barril. Una vez lleno ponemos un peso en la parte superior para que haga presión.

Una vez tenemos el barril llenado y prensado, lo dejaremos reposar entre 3 y 6 meses a temperatura ambiente, controlando que el proceso de curación siga el curso esperado.

Periódicamente realizamos controles de calidad comprobando que la anchoa vaya adquiriendo el color rojizo, la textura, el aroma y el sabor que le son característicos hasta llegar a un grado de maduración óptima.

Elaboramos las anchoas de dos maneras, en sal y en aceite de oliva.
Anchoas en sal: Cogemos las anchoas de los barriles y las ponemos en el bote con sal, salmuera y pimienta. Estas anchoas, el consumidor debe prepararlas en casa antes de comerlas.
Anchoas en aceite de oliva: las anchoas están fileteadas, sin espina y en aceite de oliva listo para comer.

Preparación de la anchoa

Preparación de la anchoa

La mejor manera de preparar en casa unas anchoas: Coger del bote las anchoas que nos queremos comer, el resto las dejamos en el bote bien cubiertas por la sal, tapamos el bote y lo guardamos en la nevera. Primero de todo, lavarlas, una a una, a chorro de grifo quitando la sal y la piel, quitar la espina dorsal, abrirlas y quitar la espina central. Una vez hechos los dos filetes, dejarlos escurrir unos minutos. A continuación ponerlas en un plato y cubrirlas en aceite de oliva